sábado, 21 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

CAMBIO CLIMÁTICO-ONU

Países ricos lanzan metas ambiciosas y emergentes reclaman pago de deuda

Efe
martes, 22 de septiembre de 2009, 21:01
Países ricos lanzan metas ambiciosas y emergentes reclaman pago de deuda


Países ricos lanzan metas ambiciosas y emergentes reclaman pago de deuda Países ricos lanzan metas ambiciosas y emergentes reclaman pago de deuda

Naciones Unidas.- La Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático reflejó hoy las profundas diferencias que separan a los países ricos que plantean metas ambiciosas de reducción de gases contaminantes y los emergentes que les reclaman que asuman financieramente su deuda histórica de daño a la naturaleza.

Esta Conferencia no negociadora en la que participan un centenar de países, pretende un acercamiento con vistas a la Cumbre de Copenhague del próximo diciembre cuyo objetivo es un nuevo acuerdo mundial sobre reducción de gases contaminantes que sustituya al Protocolo de Kioto, que expira en 2012.

Frente a lo que toda la comunidad internacional considera una emergencia ambiental, las propuestas realizadas hoy por los presidentes de Francia y Bolivia fueron un buen ejemplo de los distintos enfoques existentes.

Nicolás Sarkozy reclamó la creación de una Organización Mundial del Medio Ambiente para desarrollar un derecho internacional en la materia, tan respetado, dijo, como el del comercio.

Sin embargo, el jefe de Estado boliviano, Evo Morales, propuso un Tribunal de Justicia para delitos medioambientales, que investigue a Gobiernos y empresas que contaminaron el medio ambiente.

El cambio climático "es un producto del sistema capitalista que solo persigue la máxima ganancia posible sin tener en cuenta la vida de los otros", denunció en una conferencia de prensa.

El apoyo económico y tecnológico a las naciones en desarrollo para reducir los gases contaminantes es el principal obstáculo de las negociaciones previas a la Cumbre de Copenhague.

China, India, dos de los países que más contaminan, y Brasil lideran el grupo de emergentes que quieren mayores compromisos con fondos públicos de las naciones ricas para ayudarles a reducir sus emisiones y combatir los efectos del cambio climático.

Temen que si prevalecen los intereses de los países más ricos o metas demasiado ambiciosas en la reducción de emisiones que puedan frenar su propio crecimiento.

El presidente de China, Hu Jintao, pidió hoy responsabilidad a los países más desarrollados para que reduzcan sus emisiones y ayuden al resto a hacer lo mismo sin sacrificar su crecimiento.

"Trataremos de reducir para 2020 en un notable margen las emisiones de dióxido de carbono por unidad de Producto Interior Bruto en relación al nivel de 2005", prometió Hu.

El presidente chino señaló que el plan nacional contra el cambio climático adoptado en su país incluye un incremento en el uso de energías renovables para 2010, con respecto al nivel de 2005.

"Sólo conteniendo el gasto energético, China podría ahorrar 620 millones de toneladas de carbón en cinco años, lo que equivaldría a eliminar la emisión de 1,5 millones de toneladas de dióxido de carbono", aseguró Hu.

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, reconoció que su país ha tardado en actuar, pero que "ha hecho más por promover una energía limpia en los últimos ocho meses que en cualquier otro momento de nuestra historia", con medidas como nuevos estándares para el consumo de los automóviles.

Obama consideró que el acuerdo en diciembre en Copenhague "no será fácil", pues se busca en un momento en que el mundo vive una recesión global y la prioridad es la recuperación económica.

Pero, insistió, las naciones en desarrollo que producen "prácticamente todo el crecimiento en las emisiones de carbono deben también poner de su parte".

Es necesario redoblar los esfuerzos para que otros países en desarrollo entren en el camino de un crecimiento sostenible y proporcionarles asistencia para que se adapten al impacto del cambio climático y empleen tecnologías limpias, afirmó Obama.

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, enfatizó que apenas un porcentaje de los 13 billones de dólares del gasto militar de los próximos diez años bastaría para cubrir la totalidad del coste de estabilizar las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El mandatario de Costa Rica subrayó que "de nada servirá contar con submarinos nucleares cuando el océano sea una pila ardiente, con helicópteros artillados cuando el cielo sea una nube negra, o con misiones que solo tendrán en la mira cucarachas en el desierto".

"La emergencia ha llegado", dijo, al tiempo que recordó que los países en desarrollo, por su exposición geográfica, sus bajos ingresos y mayor dependencia de la agricultura, sufren más las consecuencias de las sequías, los huracanes y las inundaciones que se han recrudecido en los últimos años.

Brasil que no intervino en la sesión plenaria, quiere asumir protagonismo como puente entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo y negocia una posición conjunta de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de cara a la reunión de Copenhague.

La Conferencia de Naciones Unidas abordó una discusión política en cuatro mesas redondas, pero no habrá un documento final, sino un resumen de los debates.

Algunos países en desarrollo habían expresado su malestar por el formato de la reunión, en la que consideraban que no tenían suficiente representación.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook