viernes, 31 octubre 2014 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Nacionalismo y Estatut: el juego del trilero

Jesús Royo Arpón
martes, 22 de septiembre de 2009, 18:57

 

El nacionalismo ha logrado, por enésima vez, marcar el terreno de juego. Y ahí estamos todos jugando, inocentes, sin darnos cuenta de que sólo por jugar en su terreno, ellos ya han ganado. Hay que tener reflejos para no prestarse al juego del trilero: si no, estás perdido, te soplan la cartera sin que te enteres.

Ellos han marcado el terreno: se trata del eterno pleito de Cataluña contra España. Cataluña, laboriosamente, sin estridencias y llena de buena fe, redacta un nuevo Estatut de Autonomía. Lo somete al Parlamento de Madrid, confiando en la palabra de Zapatero: "Aceptaré el Estatut que Cataluña decida". Y las Cortes empiezan su "cepillado", que dijo Alfonso Guerra. Entendemos que empiezan a "cepillárselo". Duele, no es lo que Cataluña quería, pero en aras del pactismo para no romper el marco actual, lo aceptamos. Y el pueblo catalán lo vota -o el 30% de él, qué más da- y ya está ratificado. ¿Y ahora vamos a consentir que cuatro leguleyos recorten lo que el pueblo ha votado?

Está claro que, presentándolo así, en Cataluña no hay periodista, ni político, ni 'María Santísima' que pueda oponerse sin cargar con el sambenito de "anticatalán". A partir de ahí, los trileros han ganado. Todo lo que pase, tanto si el TC falla a favor como en contra de la constitucionalidad del Estatut, siempre será en su beneficio. Y aún diría que preferirían una sentencia negativa: ellos ya tienen preparada una respuesta "contundente". En este escenario, a ver quién es el guapo que dice lo más evidente, a mi entender: que el TC es el garante de nuestras libertades, que sus sentencias deben ser siempre celebradas -aunque no compartidas- por los demócratas, que intentar socavar su autoridad -como hacen tantos opinantes a diario y, oh vergüenza, Pujol y Maragall- es un atentado a la democracia, una bravuconada más propia de fascistas que de ciudadanos libres. Quien diga esto, que es el abecé de cualquier demócrata, en Cataluña pasa a ser traidor, renegado, anticatalán. Ellos han fijado el marco, ellos, los trileros, han decidido lo que debemos percibir.

La cosa es mucho más sencilla. El Estatut es una ley española, promulgada por las Cortes españolas para su vigencia en una parte del territorio español. Y como todas las leyes, puede -o debe- pasar el 'control de calidad' de su coherencia con la Constitución, que fue aprobada por el sujeto de la soberanía, el pueblo español. El Parlamento de Cataluña no promulga la ley: sólo tiene la iniciativa legislativa. Y el referéndum del pueblo catalán es un requisito que la eleva a categoría cuasi-constituyente, mayor que la de una ley orgánica. Pero no puede -ni debe, ni conviene- obviar el control de constitucionalidad. Precisamente, al integrarse en el 'cuerpo constitucional' debe ser coherente con él. Es un trámite que sólo le puede proporcionar mayor solidez.

El Estatut es ley y está vigente, no porque lo haya presentado el Parlament, que también, ni porque lo haya refrendado el pueblo catalán, que también, sino porque lo han aprobado las Cortes. Si el Estatut fuera una ley catalana o si se saltase el paso por el TC, no podría contar con la fuerza de la soberanía del pueblo. Del pueblo español, claro. No hay otro.

 

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 2 de 3
Encontrados 23 comentarios
1 2 3 
Dice ser jaumet
sábado, 26 de septiembre de 2009, 14:23
Querido Anónimo:

Te repito y te completo: tu opción política es tuya y no de tus antepasados neolíticos. ¡Faltaría más! Eso sí, no me negarás que la incoherencia de ser independentista hijo de castellanohablantes y compartir pancarta con los que gritan "xarnegos go home" o "fora espanyols de Catalunya" pues, como mínimo, requiere una explicación. Vamos, a no ser que en esos momentos de euforia irracional te tapes los oídos para no afrontar la dura realidad.

Saludos

Dice ser Anónimo
viernes, 25 de septiembre de 2009, 17:42
Que pobreza de argumentación tienes jaumet, ya no digo la del compañero.
En el fondo sois unos nacionalistas etnicistas de la peor calaña. Los apellidos y el origen deben marcar según vosotros el sentido del voto. Que asco que dáis
Todo lo que acusáis a vuestros enemigos lo tenéis multiplicado por cien.
Con gente como vosotros, torpedeando la convivencia y la paz entre ciudadanos, no me extraña que el independentismo se arraigue entre población de origen diverso.

Dice ser jaumet
viernes, 25 de septiembre de 2009, 12:06
... Don Anónimo: por supuesto eres libre de ser lo que quieras. Tu identidad es tuya, no de tus antepasados. Por supuesto puedes ser independentista, pero si la única forma de serlo requiere que arremetas contra tu familia, tu pasado, tu cultura (incluida tu lengua materna) y que te entregues en brazos de la mesocracia catalanista, cuyo endiosamiento no dista mucho de la soberbia del señorito andaluz o del funcionario castellano, me parece que vas por mal camino. Allá tú.

Dice ser jaumet
viernes, 25 de septiembre de 2009, 12:00
Sí, don Anónimo pertenece a esa clase de independentistas sin lengua. Defienden Cataluña con la lengua española y con la fe del converso y ya sabemos que más que fe eso es un conglomerado de rabia y rencor. Atacan a España como una manera de conjurar su defecto de fábrica: su estirpe es común a la de los españoles, invasores y colonos de la nación catalana. El profesor Royo habla de esto en el artículo "Se llama Paco".
Es curioso pero en casi toda esta gente coincide la misma trayectoria biográfica: soy hijo de castellanohablantes, vivo en La Salud/Bellvitge/Sant Ildefons/Santa Coloma/Ciutat Badia, pero me siento únicamente catalán porque España da asco y nos está robando. Sólo hay que mirar los peajes, las listas de espera de la sanidad, los jornaleros andaluces y extremeños cobrando el paro, los transportes públicos y compararlos con los de Madrid. Por no hablar de la caspa de España: los toros, Telecinco, la prensa madrileña, el Paquito Chocolatero, las juanis, la guardia civil, etc. Frente a eso, la gran Cataluña, de una belleza apolínea, sin aristas, pura y rica. TV3, el Barça, los mossos, las sardanas, etc. todos limpios y elegantes. Los catalanes son cultos y leen a Joyce, Kavafis y Láutreamont. Los españoles ni siquiera leen. ¿Ha visto usted a un barrendero, una señora de la limpieza, un albañil catalanes? Pues claro que no, porque los catalanes son gente educada y discreta. ¿Ha visto a un mendigo, un borracho o un atracador catalanes? Está claro quiénes son los superiores y a esos me quiero parecer.
Pero, sobre todo, destaca una historia que he escuchado muchas veces como momento original de su conversión: cuando iba al pueblo de mis padres de veraneo nosotros éramos los catalanes y me insultaban y se metían con Cataluña y, claro, a mí eso me encendía por dentro porque yo soy catalán, y cuando de vuelta el coche atravesaba Fraga le decía a mis padres, entre un suspiro, "por fin en casa". ¡Cuánto daño habrán hecho los necios de los pueblos!

Dice ser José Miguel
viernes, 25 de septiembre de 2009, 04:41
Me encanta que se exprese este señor anónimo. Cuando se pone a justificar la perra que tiene con eso de la independencia no salen otra cosa que absurdos (que los catalanes están limitados en sus posibilidades sólo por tener DNI español) insertados en una película que él se monta. Todo rodeado de una atmósfera de xenofobia políticamente correcta. A eso se reduce el nacionalismo catalanista

Dice ser Anónimo
jueves, 24 de septiembre de 2009, 20:41
Eso te descoloca, verdad jaumet?
La independencia de Catalunya se justifica por muchas razones.
Para mi una razón importante es que hay varias generaciones de catalanes infrautilizados, que tienen que resignarse a ocupar un papel de segundo o tercer orden porqué los centros de decisión, investigación y financieros están casi todos en Madrid. Y allí a un catalán se lo utiliza pero siempre bajo sospecha y con recelos.
Catalunya siempre ha aspirado a tener una posición de vanguardia y progreso. Pero dentro de España eso no le es posible. Siempre está supeditada a los intereses de otros , que precisamente no la quieren demasiado.
En España , Catalunya no puede progresar. Los españoles se lo impiden. No somos de los suyos.
Catalunya se está provincianizando de manera absurda , cosa que está obligando a muchísimos catalanes altamente preparados y cualificados a emigrar a otros países para poder progresar.
No es el nacionalismo, ni el idioma catalán, ni nada de eso que nos queréis vender algunos.
Hay otros estados en el mundo, algunos en la misma Europa, con lenguas minoritarias que se han abierto al progreso global y son importantes centros de decisión.
Hay razones económicas obvias, también hay razones como la promoción social y laboral de sus habitantes, de sus empresas, mejores infraestructuras, mejores servicios, mejora en la calidad de vida. Poder entrar en sectores de la economía que ahora nos están vetados. Tener una presencia en el mundo, en el comercio, en los mercados, en la cultura, en la diplomacia, en las decisiones globales. Ahora todo mediatizado por un PPSOE que nos aburre y una España que nos silencia. Sobre todo generar ilusión para hacer algo mucho mejor que a lo que podemos aspirar ahora bajo la bota del ppsoe.
También cambiar el modelo educativo para que todos los niños salgan trilingües reales. Hay que promover el uso del inglés, más películas sin doblar, periódicos, canales de televisión, etc.
En definitiva ir superando los nacionalismos de uno u otro signo.
Yo no se si esta posición mía es la de ERC o de Colom, lo desconozco. Pero entiendo que es la única que tiene sentido.
Lo demás...

Dice ser jaumet
jueves, 24 de septiembre de 2009, 19:38
Anónimo: ¿por qué eres independentista? ¿Se te ha comido la lengua (catalana) el gato? Apenas nos hablas de que la lengua catalana esté a punto de extinguirse, de la sabiduría pactista, esencia de los catalanes, o de que somos diferentes porque tenemos una historia propia, una forma de comportarnos propia, somos trabajadores y ahorradores y los españoles no, etc... y todos esos mitos.

Vamos, en resumen, quisiera saber si practicas el nacionalismo esencialista de la derecha catalana o, en cambio, te inclinas más por el independentismo sin lengua, es decir, ese al que apela ERC desde que Àngel Colom fue su secretario general, gracias al cual el independentismo ha aumentado considerablemente entre cierta juventud castellanohablante que, si bien desdeña o es indiferente ante la lengua o las sardanas, es muy receptiva a las teorías políticas que indican que Cataluña está discriminada económicamente.

Si no te importa, dime si te identificas con este segundo perfil, es decir, con los independentistas sin lengua.

Dice ser Anónimo
jueves, 24 de septiembre de 2009, 18:44
Estimada Karelia. Es precisamente por ese 42% que vais a perder la partida.
Entre ellos hay muchos indecisos, muchos que les da igual, otros tantos que se decantaran por donde se haga más fuerza.Etc, etc, etc.
Los catalanes, con independencia de nuestros orígenes y sensibilidades cada vez tenemos más claro que las cosas no pueden seguir como hasta ahora en relación con vosotros. Es una experiencia insana por ambos lados. Ya no se trata de los nacionalistas radicales. Muchísimos ciudadanos que jamás irían a una manifestación de radicales y siempre se expresarán con moderación y prudencia se pronuncian cada vez más abiertamente por la separación.
Comprendo que a algunos les disgusta tremendamente esta idea y están poniendo todo su empeño personal en impedirlo.
Pero esto solo va a empañar más las cosas, crear resentimientos innecesarios y problemas personales , especialmente a algunos ciudadanos residentes en Catalunya dispuestos a dar esa batalla hasta las últimas consecuencias.
Mi consejo es que reflexionen. Calibren bien sus fuerzas. Valoren si realmente pueden ganar esta partida o no y a que precio. Y sobre todo tengan en cuenta que por cada paso que dan en su dirección, se producen dos o tres en la dirección contraria. Con lo que la cuerda sigue tensándose. Hasta donde quieren llegar? Se consideran ustedes legitimados para dar esa batalla aún a riesgo de convertir lo que hasta ahora ha sido una tierra de paz y acogida en una especie de nueva yugoslavia donde el odio étnico acabe estropeándolo todo? Son posibilidades no descabelladas que muchas veces uno no piensa.
Yo de ustedes trataría de aceptar una Catalunya que pueda decidir su futuro en libertad, y en la que convivan harmónicamente las diferentes sensibilidades.

Dice ser Karelia
jueves, 24 de septiembre de 2009, 11:42
Anónimo, me encanta ver que repites argumentos en varios artículos. Yo también se copiar y pegar, mira:
Respecto a las encuestas, lo que tu llamas "vuestras leyes" también son tuyas, a tu pesar. Me encanta recordarte que la legitimidad de las leyes autonómicas tiene como fuente la tan denostada Constitución.
Por cierto, tu encuesta también da un 42% de encuestados que se sienten tan españoles como catalanes (tu argumento del independentismo tiembla y se viene abajo), un 36% cree que Cataluña debe ser una comunidad autónoma frente al estado federal (32%) y a la independencia (19%). Y en general, la apatía por los temas políticos salta a la vista. Y ya puestos, ¿crees que la gente sabe qué diferencias habría entre un estado federal y el actual estado de las autonomías?
Y, hasta ahora, aquí nadie chilla. Aunque mis argumentos te saquen de quicio, son argumentos, no vaciedades.
Y estoy de acuerdo contigo con lo de la circunscripción única: sería lo mejor para reflejar el peso de cada partido. Disiento en cuanto a los resultados: ¿el PSC tendría arrojo suficiente para presentarse por separado del PSOE? Y los nacionalistas tendrían los escaños que realmente les corresponden, o sea menos que los que ahora tienen.

Dice ser Anónimo
miércoles, 23 de septiembre de 2009, 21:51
Pues jaumet, lo tenéis muy fácil.
Circunscripción única para todo el estado. Y aplicar el sistema proporcional estricto.
A IU le saldrán 20 diputados por lo menos. Pero los nacionalistas -salvo el PNV- no van a perder escaños , más bien a ganar unos cuántos más. Quien los va a perder y muchos será el PPSOE -unos 35. Y más el PP que el PSOE. Entonces quien está realmente sobrerrepresentado falseando la realidad de la voluntad de la ciudadanía en aras a una supuesta gobernabilidad???

Página 2 de 3
Encontrados 23 comentarios
1 2 3 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

Jesús Royo Arpón

Jesús Royo Arpón

Lingüista
Después de leer Sumar y no Restar, de Mercè Vilarrubias (Montesinos, 2012) uno se queda con esa impresión: la inmersión  [...]

La Voz Libre en tu correo




La Voz Libre on Facebook