sábado, 03 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

El fiscal pide la absolución de Alcocer y Cortina por los intentos de revisar el caso Urbanor

El máximo representante de KIO en Europa testifica que los socios de Urbanor conocían los diferentes precios

LVL
lunes, 21 de septiembre de 2009, 18:07

Madrid.- En la vista del juicio sobre los intentos de revisión del caso Urbanor, antes de las sentencias absolutorias del Tribunal Constitucional y del Supremo, el fiscal ha dicho que, además de no acusar a Alberto Alcocer y Alberto Cortina ni a sus abogados, pide la libre absolución de todos ellos. La noticia llega tras la práctica de la pruebas de los cinco peritos de la carta y los faxes utilizados en dichos intentos.

Esto supone que la acusación pública no ve delito alguno en todo el aparato probatorio solicitado por los acusadores de este nuevo caso, el arquitecto Pedro Sentieri y el constructor Julio San Martin. Además de estas precisiones del fiscal, hoy tanto los abogados de los acusadores como de los acusados elevaron a definitivas sus KIO

KIO EXCULPA A 'LOS ALBERTOS'

El máximo representante del grupo KIO en Europa cuando la sociedad kuwaití compró Urbanor, Richard Robinson, ratificó tanto su identidad como sus previas declaraciones exculpatorias de Alberto Alcocer y Alberto Cortina. Es la primera vez que Robinson testifica ante un Tribunal español que todos los socios de Urbanor conocían la existencia de varios precios, ya que no compareció en el juicio principal del año 2000 pese a acudir luego a un notario para atestiguarlo.

Los acusadores Pedro Sentieri y Julio San Martin lograron hace varios meses poner en duda su testimonio ante el juzgado civil donde todavía reclaman a los primos. E incluso hoy, el tribunal se ha negado a entrar en hechos ya enjuiciados, pese a las protestas de los abogados de los acusados, quienes insistieron en la gran relevancia de las declaraciones de Robinson ante un notario de Londres que intentaron utilizar en la revisión del caso Urbanor tras su incomparecencia en el 2000, exculpación de Alcocer y Cortina ratificada luego ante una comisión rogatoria enviada por el juzgado civil, diciendo que fue KIO y no los dos primos quien negoció, contrató y pagó a cada uno de los socios de Urbanor que luego les acusaron de estafa.

En la misma vista, cuatro peritos de la policía y de la benemérita ratificaron que la firma de Sentieri en la carta declarada falsa por los acusadores es auténtica, lo que el firmante negaba al principio. Todos coincidieron en que hay momentos escriturales diferentes y otros detalles (tipos, alineaciones de márgenes, antefirma, etc.) que hacen difícil determinar si la carta es auténtica o no, ni siquiera si fue anterior la firma o el texto, ni tampoco determinar la fecha de la carta. “Ni autentica ni falsa”, respondieron a varias preguntas sobre la autenticidad.

Luis García Alarcón, socio del arquitecto Pedro Sentieri y el constructor Julio San Martín, quien como estos en la primera semana no aportó pruebas incriminatorias de los primos en la autoría de la carta y se limitó a abundar en las acusaciones de inducción y "coordinación" con abogados y demás imputados, insistió al igual que los dos anteriores en el daño moral causado entre su familia y entorno por las noticias sobre los intentos de revisión. Como estas apenas duraron varios meses, los abogados de Alcocer y Cortina aludieron a los similares daños causados durante muchos años a sus clientes por las acusaciones, reforzadas por la contratación de un gabinete de comunicación a cargo de Sentieri y San Martin.

También testificaron varios peritos de los faxes y el propietario del locutorio donde habrían sido enviados a los despachos de los abogados de Alcocer y Cortina por los hermanos Javier y José María Arnáiz y la documentalista Gloria Álvarez, principales imputados en la causa junto a los abogados de los dos primos y ellos mismos por ofrecerse antes de que apareciera la carta a buscar pruebas legales que exculparan a ambos famosos empresarios.

Todas las imputaciones giraron en torno a la carta que fue utilizada como prueba de su inocencia por Alcocer y Cortina en el recurso de revisión del caso Urbanor ante el Tribunal Supremo, previamente a que por otros motivos fueran absueltos, primero por el Tribunal Constitucional y luego por el Supremo en otras dos sentencias. Esa carta, que Sentieri y San Martín consideran falsa, llevaba fecha de 2 de octubre de 2000, y en ella Sentieri le daba instrucciones a San Martín para que ocultara al tribunal que iba a juzgar el 'caso Urbanor' que conocía la existencia de precios diferentes en la venta de los terrenos de Urbanor a la sociedad kuwaití KIO.

Noticias relacionadas

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
Dice ser Curioso.
martes, 22 de septiembre de 2009, 06:22
Que fiscal más comprensivo. Entonces si los socios de Urbanor, conocían los dos precios, por qué eligieron cobrar el de menor cantidad. Y aceptar que los Alberto cobrasen un importe proporcionalmente mayor. Habría que investigar a este fiscal si su dispendios corresponden a su sueldo.

Página 1 de 1
Encontrados 1 comentarios
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Ya era hora que en el Congreso se abordara un problema que con demasiada frecuencia se convierte en tragedia: el consumo de alcohol por parte de  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
Cuando aquí apenas se hacía, descubrí en Estados Unidos que la mayoría de pagos era con tarjeta de crédito.  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
No comprendo las reticencias e incluso criticas sobre la asistencia de don Juan Carlos a Cuba para existir a las exequias de Fidel Castro.

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook