jueves, 19 enero 2017 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

ALEMANIA-ELECCIONES

Merkel y Steinmeier, el discreto carisma de la normalidad

Efe
sábado, 19 de septiembre de 2009, 09:24
Merkel y Steinmeier, el discreto carisma de la normalidad


Merkel y Steinmeier, el discreto carisma de la normalidad Merkel y Steinmeier, el discreto carisma de la normalidad

Berlín.- La campaña por las generales alemanas entra en su última semana sin la crispación habitual en una carrera por la Cancillería y contagiada del talante conciliador de la titular, Angela Merkel, y su rival socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, dos políticos que basan su carisma en la normalidad.

Merkel avanza hacia la reelección sin despeinarse, Steinmeier no se desgañita pidiendo el voto: a ambos contrincantes les une una serenidad desconcertante en un sprint donde se juegan el futuro gobierno -ella- y el paso a la oposición -él-.

La agenda de la jefa de Gobierno y presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) no es la habitual en la recta final de campaña: a media semana interrumpirá los mítines para viajar a la cumbre del G-20 en Pittburgh (EEUU) y regresará el sábado para el cierre de campaña, la víspera del domingo electoral, el día 27.

Steinmeier sí se consagrará a tratar de arañar el voto de los indecisos, pese a las nulas expectativas que le dan los sondeos de superar a Merkel, su jefa en la Cancillería en sus cuatro años de ministro de Asuntos Exteriores, cuya Unión aventaja a los socialdemócratas en nueve puntos, según los últimos pronósticos.

Merkel combinará la campaña con los compromisos internacionales -y acrecentará su reputación en casa como líder de rango mundial-, mientras su rival buscará acortar distancias sin perder la sonrisa.

La tranquilidad de la canciller no se debe únicamente a su superioridad en los sondeos y la determinación de Steinmeier a no salirse de su guión tampoco se limita al hecho de que hasta ahora se comportaron como armónicos socios de coalición.

Forma parte de una manera peculiar de sustentar su carisma en la apariencia de seres corrientes. O sea, lo más cercanos posible a sus conciudadanos, a los que a su vez no les preocupa la poca variación de vestuario que exhibe la líder de la primera potencia europea.

Sus respectivos antecesores -el canciller socialdemócrata Gerhard Schröder y su ministro de Exteriores, el verde Joschka Fischer- hicieron las delicias de los medios con sus vibrantes intervenciones en el Parlamento y un estilo de vida algo más convulso.

Schröder, aún antes de llegar a la Cancillería, dejó que la ruptura con su tercera esposa, Hiltrud, y el romance con la que fue la cuarta, Doris, se convirtiera en acontecimiento mediático. Ya en el poder, los Schröder siguieron el modelo de matrimonio mediático al estilo de un presidente de EEUU y una "First Lady".

Fischer, durante sus años en la oposición el orador más temido del Parlamento, le fue a la zaga con un historial de matrimonios parecido, hasta dar con su actual pareja, la germano-iraní Minu.

Schröder y Fischer brindaron buen material a la prensa rosa y alegraron la vida política con frases brillantes, pero fueron la excepción que confirma la regla no escrita de que en Alemania a los políticos se les presupone discreción.

Merkel y Steinmeier son el reverso de la moneda. A la líder de la CDU apenas si se la veía en público con su esposo -el catedrático de Química Joachim Sauer- mientras estuvo en la oposición y, ya convertida en jefa del Gobierno, su marido limita sus apariciones a acontecimientos especiales. Steinmeier y su esposa Elke responden al perfil de matrimonio estable y sin estridencias.

El aspirante socialdemócrata, forjado a la sombra de Schröder -de quien fue ministro de la Cancillería-, ha copiado de aquél los gestos y hasta la voz, pero no es el animal de campaña que fue el ex canciller, que sí se desgañitaba hasta la afonía en pos del último voto.

Al abrirse la carrera electoral, los analistas consideraban que Steinmeier no lograría lo que Schröder frente a Merkel en 2004: remontar desde la posición de clara desventaja que daban al SPD los sondeos hasta quedar en el empate técnico que dio paso a la gran coalición.

A una semana de las generales, no se vaticina al SPD una recuperación milagrosa. Sí es de destacar, sin embargo, que los tres puntos que ascendió el SPD esta semana suceden al único duelo televisado que han mantenido Merkel y Steinmeier, el pasado domingo.

Steinmeier se comportó ahí como un rival conciliador, a millas de la arrogancia que caracterizó a Schröder. Una semana después, los sondeos le gratifican con el único repunte notable que ha experimentado el SPD en meses.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook