viernes, 09 diciembre 2016 |  Suscríbete al BOLETÍN | RSS
LA VOZ LIBRE

Los médicos aconsejan adaptarse una semana antes a la rutina diaria para evitar el 'síndrome postvacacional'

Europa Press
domingo, 29 de agosto de 2010, 13:33

Este cuadro produce desequilibrios físicos y psíquicos como fatiga

Los médicos aconsejan adaptarse unos cinco días antes a la rutina diaria tras las vacaciones con el fin de evitar la depresión o 'síndrome' postvacacional. Y es que regresar al trabajo puede producir desequilibrios físicos y psíquicos que pueden alargarse entre diez y 15 días.

Así lo explicó el presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Familiar y Comunitaria (Smumfyc), Juan de Dios, quien insistió en declaraciones a Europa Press que la mejor manera para evitar este síndrome es intentar volver a una rutina, horarios y comidas normales cuatro o cinco días antes de empezar a trabajar.

Además, explicó, "una vez incorporados hay que darse un par de semanas de margen para ir cogiendo el 100 por ciento de rendimiento en nuestra actividad laboral".

Normalmente, apuntó, con 10-15 días es suficiente para la adaptación, y en caso de durar más de tres semanas aconseja consultar al médico, "porque probablemente ya estemos hablando de otro trasfondo por el que somos incapaces de coger nuestra rutina normal". En ese caso, subrayó, "incluso se puede precisar la baja laboral".

AFECTA MÁS A LOS JÓVENES

En concreto, el 'síndrome postvacacional' suele afectar a los jóvenes, de entre 25 y 40 años sobre todo, y más que un cuadro depresivo es un cuadro de incapacidad de adaptarse al trabajo después de las vacaciones.

En concreto, son los jóvenes, por el tipo de trabajo que suelen desempeñar; los niños, que les resulta duro volver al colegio; y las mujeres, sobre todo aquellas que trabajan, son madres y amas de casa, quienes más padecen este síndrome.

El presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Familiar y Comunitaria (Smumfyc) explicó que la causa de este cuadro es haber roto durante las vacaciones con la rutina diaria.

Durante las vacaciones de verano, señaló, "los horarios son más factibles y se hace más vida entre los amigos, lo que provoca que cueste más adaptarse a la rutina y al trabajo".

Lo que, añadió, produce desequilibrios físicos y psíquicos como la fatiga, irritabilidad, actenia, tristeza, ansiedad y se pueden tener problemas serios de insomnio, dolores musculares, taquicardias y sensaciones de ahogo y dolores abdominales.

Por el contrario, matizó, no suelen darse bajas por este 'síndrome postvacacional', "porque cuando viene un paciente la primera semana con algún síntoma siempre le das una semana de margen, probablemente a la semana no vuelve o lo hace para decir que ya está bien".

Por último el presidente de la Sociedad Murciana de Medicina Familiar y Comunitaria reiteró la importancia de regular los horarios y el 'reloj biológico' unos días antes de incorporarse a trabajar y considerar la vuelta a la rutina como un problema pasajero.

 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook